MANILKARA ZAPOTA (L.) P. Royen
Familia: Sapotaceae
Sinónimos: Achras zapota L., Lucuma zapota (L.) Urb., Pouteria mammosa (L.) Cronquist
Nombre común: Chicozapote, Níspero, Canistel
Lugar de origen: Árbol nativo de México, Nicaragua, Panamá, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Cuba, Venezuela, Brasil.
Etimología: del malabar Manyl, (del portugués Manilhas Insulas, Manila, Filipinas), y kara = fruto comestible. El epíteto específico procede de Tzápotl (sapota) en la lengua indígena mexicana náuatl, y significa leche o goma de mascar, en referencia a su látex, que se utilizaba para hacer chicle.
 

Descripción: Árbol siempreverde de 9-15 m de altura en cultivo, alcanzando muchos más en los bosques tropicales, con una copa densa e irregular, ancha y baja, con las ramas principales gruesas y horizontales, y un tronco recto y cilíndrico, con la corteza de color pardo, agrietada, que al cortarla exuda un látex blanco utilizado en la fabricación de goma de mascar; ramillas lenticeladas y con marcas de las hojas. Hojas simples, alternas, agrupadas hacia el final de los tallos, de elípticas a oblongo-elípticas, de 6-18 x 2-7 cm, con la base cuneada o atenuada, el margen entero y algo sinuado y el ápice agudo o acuminado. Su textura es algo coriácea y la nerviación es destacada, con 15-23 pares de nervios secundarios casi perpendiculares al nervio central. Son de color verde oscuro brillante por el haz y algo más claras por el envés, glabras por ambas caras, aunque las hojas jóvenes presentan el envés ligeramente ferrugíneo hacia el nervio central. Pecíolos de 1-3 cm de largo, ligeramente acanalados. Flores solitarias, axilares, actinomorfas, olorosas, anchamente tubulares, sobre pedicelos tomentosos de 10-25 mm de longitud. Poseen un cáliz de 6 sépalos verdosos, de ovados a lanceolados, de 7-10 mm de largo, tomentosos, y una corola de color blanco, con un tubo de 4-7 mm de largo, tan largo o más que los lóbulos, y 6 lóbulos, enteros o irregularmente dentados, glabros o con algunos pelos. Androceo de 6 estambres glabros, inclusos, con filamentos de 0,7-1,5 mm, y 6 estaminodios. Gineceo con ovario de anchamente ovoide a cónico, pubescente, con 8-12 lóculos; estilo de 5-8 mm de largo, grueso, glabro. El fruto es una baya subglobosa de hasta 10 cm de diámetro, con el cáliz y el estilo persistente, áspera y de color marrón-rojizo cuando madura, conteniendo 2-10 semillas (frecuentemente 5) comprimidas, negruzcas, brillantes, de 1,5-2,5 cm de largo, rodeadas de una pulpa amarillo-rojiza, aromática, dulce y comestible.

Cultivo y usos: Requiere climas cálidos, libres de heladas, en una exposición soleada y en suelos bien drenados, neutros o ligeramente alcalinos, con aportación de riegos en verano, especialmente durante los primeros años, en los que también puede requerir alguna poda de formación. Se multiplica por semillas, tardando en producir frutos hasta 7-8 años, y también por esquejes y por injertos, en cuyos casos puede producir frutos en tan sólo 3 años. El crecimiento es algo lento. Aunque es un árbol frutal, consumiéndose el fruto fresco o en la elaboración de mermeladas, tiene otras aplicaciones, como su látex, que sirve para fabricar adhesivos y es materia prima para la fabricación de chicles, o su madera, que es resistente y duradera, siendo utilizada en la fabricación de muebles, en la construcción, en carpintería o para la fabricación de mangos de herramientas. La corteza produce también taninos, y su follaje sirve de forraje al ganado. También el fruto, las semillas o la corteza tienen ciertas aplicaciones medicinales locales.

Obtenga el documento en PDF

PÁGINA PRINCIPAL