TRIPLARIS AMERICANA L.
Familia: Polygonaceae
Sinónimos: Triplaris brasiliana Cham., Triplaris filipensis Wedd., Triplaris boliviana Britton, Triplaris pyramidalis Jacq.
Nombre común: Palo de hormiga, palo santo.
Lugar de origen: Es nativo de Bolivia, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador, Venezuela, Suriname, Guyana, Guayana francesa, Honduras, Panamá.
Etimología: Triplaris, del latín triplus-a-um = triple, por las 3 alas del fruto; americana, alude a su procedencia del continente americano.

Descripción: Arbolito dioico de (5-)10-20 m de altura (en nuestras latitudes crece poco), con la corteza lisa, grisácea. Yemas glabras, más raramente pubescentes, de color castaño, estriadas. Estípulas de 10-12 cm de largo. Hojas alternas, de ovadas a oblongas, de 15-40 x 7-20 cm, con la base redondeada o aguda, ligeramente atenuada, el margen entero y el ápice abruptamente acuminado. Son de textura cartácea, de color verde oscuro, glabras, a veces hirsutas en los nervios del envés; nerviación con 20-30 pares de nervios laterales. Pecíolo de 1-2,5(-4) cm, recto, acanalado, glabro o piloso. Inflorescencias con los ejes densamente velutinosos, de color amarillo-castaño, formadas por espigas dispuestas en fascículos laxos. Flores masculinas con un perianto de 6 tépalos estrechamente ovados, de 2 x 1 mm. Estambres con los filamentos de unos 2 mm, ligeramente adnatos a los tépalos. Flores femeninas sobre un pedicelo de 2-5 mm de largo, con un perianto de 4-5 cm de largo, en la fructificación con 3 alas rojizas, oblanceoladas, de ápice redondeado. Ovario trígono. Estilos 3, de 3-4 mm de longitud. Fruto en aquenio, de ligeramente trígono a redondeado basalmente, de 6-10 x 3-5 mm, de color castaño amarillento, sulcado en el centro, glabro.

Cultivo y usos: Planta tropical que requiere para su cultivo climas suaves, pues sus grandes hojas se hielan con relativa facilidad, especialmente en los árboles jóvenes. Requieren exposicion soleada y suelos bien drenados. Se multiplican por semillas. Su copa es un tanto desgarbada, al menos en nuestra zona. Los ejemplares masculinos carecen de la belleza de los femeninos, pero hasta que no florecen no podemos saber si son ejemplares machos o hembras.

PÁGINA PRINCIPAL