LA PLAZA CIRCULAR (LA REDONDA) Y SUS CHOPOS

Probablemente el embrión de lo que con los años llegaría a ser "La Redonda", habría que buscarlo en el Plan Cort de 1926, que contemplaba el ensanche norte de la ciudad de Murcia. Este plan nunca se puso en marcha, probablemente por su elevado coste y la falta de financiación, y fue más tarde, en 1930, cuando el recién nombrado arquitecto municipal, Gaspar Blein, basándose en los proyectos de Cort, realiza, por encargo, el proyecto de urbanización del primer sector de la Ronda Norte, en el cual se contemplaba la creación de la Plaza de la Torre de la Marquesa, que es la primera referencia a la actual Plaza Circular.

En 1942 la corporación municipal desea ordenar el hasta entonces desordenado urbanismo de la ciudad de Murcia, encargándole al arquitecto municipal Blein la redacción de un Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). Este proyecto recoge muchas de las ideas del anterior Plan Cort, aunque con numerosas modificaciones. El Plan Blein contempla ya el trazado de las Rondas Norte y de Levante y la Plaza Circular, como se puede apreciar en un plano del año 1949.

Vista aérea de la zona de La Plaza Circular hacia el año 1956 y unos 30 años después

En algunas fotografías aéreas de principio de los años 50 se aprecia la existencia de La Redonda, Alfonso X, Ronda de Levante, etc., aunque son zonas aún sin urbanizar y sin pavimentar. Es ya hacia 1956 cuando La Redonda aparece algo pavimentada y ajardinada, tal como se aprecia en fotografías aéreas. Quizás es hacia estos años o posteriores cuando la plaza recibió la denominación de Plaza del Generalísimo, aunque la gente siempre la denominó "La Redonda" o "La Rotonda".

Aunque ya en los años 50 hubo un proyecto de "Fuente Monumental a la División Azul", es en 1964-65 cuando se realiza el proyecto de una gran fuente luminosa y de la remodelación de toda la plaza, tal como ahora se conoce. Se ajardinan parterres con césped y se plantan árboles de sombra. Es en esas fechas cuando se colocan los primeros juegos infantiles en esa zona de la ciudad, que constituyen toda una novedad para la población infantil.

Fotografía de 1974. En ella se puede apreciar el seto bajo que enmarcaba los parterres y la plantación perimetral de chopos, además de palmeras, rosales, cordilines, cipreses de arizona, etc.

Fue el 14 y 15 de enero de 1970 cuando se realizaron las primeras pruebas de la fuente luminosa, que ya estaba finalizada, contando en esas fechas la plaza con plantaciones de chopos y palmeras aún jóvenes, según se aprecia en fotografías de la época. Aunque la fuente ya funcionó en la Semana Santa y Fiestas de Primavera de ese año, fue el 14 de abril de 1970 cuando se inauguró oficialmente por el entonces Ministro de la Gobernación, D. Garcicano Goñi. En el mes de Junio de ese mismo año se plantaron algunos pinos, pues la plaza carecía de sombra, y en enero del año siguiente se plantaron palmeras y setos perimetrales en los parterres, según se puede apreciar en fotografías tomadas en 1974.

Dos aspectos diversos de una zona de la Plaza Circular. En el año 1974, en que los chopos dominan las plantaciones, y en el año 2002, cuatro años después de eliminados los chopos.

En el año 1983, el autor de este artículo realizó un inventario de la vegetación existente en la Plaza Circular y zonas verdes perimetrales, contabilizando un total de 43 especies, que se detallan en la siguiente tabla.

Calocedrus decurrens Cupressus sempervirens Cupressus arizonica
Cedrus atlantica Pinus canariensis Pinus pinea
Phoenix dactylifera Trachycarpus fortunei Yucca aloifolia
Aloe saponaria Cordyline australis Phormium tenax
Agave americana Furcraea selloa Dasylirion serratifolium
Populus alba var. pyramidalis Ficus microcarpa Tipuana tipu
Elaeagnus angustifolia Magnolia grandiflora Malvaviscus arboreus
Acer negundo Nerium oleander Ligustrum japonicum
Robinia hispida Citrus aurantium Arbutus unedo
Feijoa sellowiana Euonymus japonicus Pyracantha angustifolia
Cortaderia selloana Berberis julianae Pittosporum tobira
Bougainvillea glabra Cycas revoluta Melia azedarach
Hibiscus rosa-sinensis Lantana camara Prunus cerasifera 'Atropurpurea'
Cercis siliquastrum Viburnum rhitidophyllum Acacia saligna
Acacia retinodes    

Muchas de las especies ya no existen en la actualidad, como Calocedrus decurrens (Torr.) Florin, Cedrus atlantica (Endl.) Carriére, Elaeagnus angustifolia L., Magnolia grandiflora L., Robinia hispida L., Arbutus unedo L., Feijoa sellowiana O.Berg, Prunus cerasifera Ehrh., Cercis siliquastrum L., Acacia saligna (Labill.) H.L.Wendl., Acacia retinodes Schltdl., por citar algunas.

Algunas de las especies desaparecidas en La Redonda son Berberis julianae C.K.Schneid., Arbutus unedo L. y Robinia hispida L. (fotografías tomadas por el autor en febrero de 1982, diciembre de 1981 y mayo de 1982 respectivamente)

Algunas de las especies desaparecidas son raras de ver actualmente en los jardines de Murcia, como Feijoa sellowiana O.Berg, Arbutus unedo L., Berberis julianae C.K.Schneid., Robinia hispida L. o Pyracantha angustifolia (Franch.) C.K.Schneid.

La Plaza Circular y su fuente es una plaza emblemática de la ciudad de Murcia, mostrando toda su majestuosidad cuando la fuente con juegos de agua cambiantes se encuentra a pleno funcionamiento. En el período 2006-2007 la fuente se remodeló y reparó en su totalidad, pues sufría muchas filtraciones, dotándola de nuevas instalaciones y maquinarias, de luces y de música. Se le eliminó el anillo exterior de agua y se unificó dicho anillo con el de césped existente, pero empleando en esta ocasión césped artificial. El 30 de marzo de 2007 fue reinaugurada.

Pero vayamos al tema del título de este artículo, los chopos (Populus alba L. var. pyramidalis Bunge = Populus bolleana Carriére) que en número de 20 (al menos ese era el número de ejemplares en el inventario de 1983) existían alrededor del perímetro del jardín, tal como se aprecia con suma claridad en la siguiente foto del año 1986.

Los chopos de la Plaza Circular en el año 1986, mostrando un aspecto aún bastante sano

Todos estos chopos boleana, tan abundantes en los jardines de Murcia en otros tiempos, fueron sufriendo numerosas plagas y enfermedades que los fueron minando y debilitando. Ciertos hongos de la madera fueron ejerciendo lentamente su invisible acción destructora, mostrando sus terribles efectos cuando los vientos pusieron a prueba la resistencia de la madera podrida del árbol.

Con el paso del tiempo cayeron un par de árboles y a punto estuvieron de ocasionar lamentables accidentes, pues la caída se produjo hacia la calzada, por donde circulaba el tráfico rodado. Estos accidentes obligaron a revisar a fondo los árboles restantes, comprobándose que había más ejemplares podridos interiormente, lo que constituía un serio peligro.

Los chopos de la Plaza Circular mostraban claros signos de podredumbres internas que los hacían muy peligrosos y que provocaron su tala por claros motivos de seguridad ciudadana

Ello motivó la razonable decisión de talar todos los ejemplares de chopos boleana existentes en La Redonda, operación que se realizó en febrero de 1998 y de la que mostramos un reportaje fotográfico no publicado con anterioridad.

Con la ayuda de una grúa se sostenía al árbol mientras que un operario procedía a talarlo con motosierra por su base. Una vez talado el árbol, suavemente la grúa lo depositaba en el suelo, procediéndose con motosierras a su troceado.

Muchos murcianos aún recordarán los chopos, pero estamos convencidos que serán numerosos los lectores de este artículo que ya no recordaban que efectivamente en La Plaza Circular existieron unos chopos que se talaron de forma rápida y eficaz, llamando poco la atención y sin generar controversias en la población, pues se hizo por la propia seguridad de los ciudadanos.

Referencias:

Rosselló V.M. & Cano G.M. (1975) Evolución urbana de Murcia. Ayuntamiento de Murcia

Textos y fotografías propiedad del autor. Prohibida su reproducción sin autorización
PÁGINA PRINCIPAL